Área personal
Tamaño de fuente
Herramientas
Compartir este artículo (Inicie sesión)
Escribir al autor/a (Inicie sesión)
Buscar
Alertas

Inequidades de género, abuso de sustancias y barreras al tratamiento en mujeres en Prisión

Martha Romero Mendoza, Gabriela Saldívar, Lilian Loyola, Eva Rodríguez, Jorge Galván

Resumen


La gran mayoría de las mujeres recluidas en las prisiones de México presentan una gran cantidad de trastornos de salud mental y adicciones, así como dificultades para acceder al tratamiento para este tipo de problemas. Los antecedentes personales y las condiciones de reclusión de estas mujeres reflejan los problemas no resueltos del país como son educación y analfabetismo, acceso a la salud, vivienda e inequidad en los sistemas de procuración de justicia. En la bibliografía se ha señalado que el abuso de sustancias afecta a las mujeres presas en mayor medida que a otras mujeres y que su situación socioeconómica desfavorable las hace más susceptibles de incidir y prevalecer en la conducta de abuso de sustancias. Otros aspectos que acentúan esta vulnerabilidad son el bajo nivel educativo, las pocas habilidades para el trabajo, la exposición a la estigmatización y la discriminación, además de las consecuencias físicas y psicológicas de la conducta adictiva. Un aspecto reconocido internacionalmente es que las inequidades de género vulneran de manera particular la salud de las mujeres, lo cual es aún más evidente en las mujeres presas, pues presentan mayores déficits en su salud y mayor número de barreras al tratamiento. Se ha documentado en la bibliografía internacional que las usuarias de sustancias psicoactivas en general se enfrentan a un mayor número de barreras que los hombres para buscar o seguir un tratamiento. Por lo anterior, el objetivo del estudio es documentar las barreras al tratamiento de adicciones de mujeres en prisión, una población desfavorecida poco estudiada en México a fin de entender algunos aspectos relacionados con el acceso a tratamientos de esta población y su permanencia en ellos. El diseño utilizado para esta investigación corresponde a un estudio de campo transversal no experimental, descriptivo, ex post facto. La muestra se conformó de 213 mujeres, seleccionadas por conveniencia, con los siguientes criterios: usuarias de alcohol y drogas, edad de 18 a 65 años, que supieran leer y escribir, sin trastorno psiquiátrico o discapacidad que impidiera la entrevista. Las mujeres que participaron en este estudio se seleccionaron de dos prisiones de la Ciudad de México: el Centro Preventivo Femenil Oriente, donde se encuentran mujeres indiciadas, procesadas y sentenciadas, y el Centro de Readaptación Social Femenil Tepepan, donde se encuentran mujeres sentenciadas y con problemas psiquiátricos. Los cuidados éticos observados en el estudio fueron: información de los objetivos a las entrevistadas, participación voluntaria, confidencialidad de la información, empleo de testigos, así como el derecho de abandonar el estudio y de no responder aquellas preguntas que les resultasen incómodas. El instrumento empleado tuvo un formato de entrevista semiestructurada con 242 preguntas que abarcan diversas áreas, entre ellas, el «Cuestionario de Barreras hacia el tratamiento» de Allen, que es autoadministrable y posee consistencia interna, validez de constructo y de contenido que fue adaptado por Romero (2002). En este trabajo se presentan únicamente los resultados de dicho cuestionario. Los resultados mostraron el siguiente perfil sociodemográfico en las entrevistadas: 45.5% se encontraba en el grupo de edad de 28 a 40 años; en cuanto a la escolaridad, las mujeres tenían una educación de 6 años o menos (41.3%), secundaria (36.2%), el estado civil fue en su mayoría solteras (48.6%) y en unión libre (21.6%); 50.7% tenía hijos menores de 18 años. Algunas otras características de esta muestra, como depresión, violencia, uso de alcohol y drogas se han reportado en otros trabajos. Del total de mujeres que alguna vez en la vida habían asistido a tratamiento, 52.6% (n=112) mencionó algún tipo de barrera al tratamiento en adicciones. Un 29.1% (n=62) de estas mujeres mencionó algún tipo de barrera al tratamiento por consumo de alcohol. El 44.1% (n=94) de ellas mencionó algún tipo de barrera al tratamiento por consumo de drogas. Por último, 39.2% (n=44) mencionó algún tipo de barrera al tratamiento por ambos tipos de consumo. El análisis de la subescala a los tratamientos por variables sociodemográficas reveló mayores dificultades para ingresar a tratamiento entre las mujeres de 28 a 40 años de edad y entre quienes tenían hijos menores de 18 años. También se observaron diferencias estadísticamente significativas en relación con las variables tipo de delito (robo) y disponibilidad de los tratamientos. Los resultados de este estudio plantean al sector salud y a los servicios de salud mental retos para la atención oportuna en relación con el tratamiento y la rehabilitación de mujeres marginales. Asimismo, es crucial reconocer las inequidades de género cuando se diseñan estrategias de promoción a la salud. Sin dicha perspectiva, su efectividad se pone en riesgo y pueden llegar a aumentar las desigualdades de género

Palabras clave


Inequidad de género; abuso de sustancias; barreras al tratamiento; mujeres; prisión

Texto completo:

PDF


Derechos reservados: Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. Czda. México-Xochimilco 101, Col. San Lorenzo Huipulco, Del. Tlalpan, 14370 México D.F.
Contenido: Inicio, número actual, archivos. Información para los: autores, revisores. Servicios: Alertas, enviar un manuscrito, seguimiento a un manuscrito. Condiciones de uso, declaración de privacidad, derechos de autor, contacto.