Uso inapropiado de fármacos de prescripción: dependencia a benzodiazepinas en adultos mayores

Omar Minaya, Oscar Ugalde, Ana Fresán


Abstract


El abuso potencial y el uso inapropiado de fármacos de prescripción en adultos mayores de 65 años o más está en aumento. Aunque la prevalencia de esta condición es difícil de estimar, se sabe que es más frecuente en mujeres. Una gran proporción de los tranquilizantes e hipnóticos son prescritos a adultos mayores. El género femenino, el aislamiento social y una historia de abuso de sustancias y de trastornos mentales son los principales factores de riesgo asociados al uso inapropiado de fármacos. Por otro lado, el uso prolongado de benzodiazepinas (BDZ) –mayor a cuatro semanas- también se ha asociado al desarrollo de dependencia, aun cuando las BDZ se utilicen a dosis terapéuticas Objetivo El objetivo del presente estudio es describir y comparar las características sociodemográficas y clínicas relacionadas con la prescripción y el uso de benzodiazepinas en adultos mayores con y sin dependencia a las mismas en un servicio especializado de psicogeriatría. Método Se reclutó un total de 39 pacientes de la Clínica de Psicogeriatría del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente en la Ciudad de México. Todos los participantes consintieron por escrito su participación en el estudio. El diagnóstico de dependencia a BDZ se realizó a partir del SCID-I; la gravedad de los síntomas de depresión se evaluó mediante la Escala de Montgomery y Asberg (MADRS); los síntomas de ansiedad, con la Escala de Ansiedad de Hamilton (HAM-A), y el nivel de funcionalidad, mediante el Índice de Katz y el GAF. Resultados No se encontraron diferencias significativas entre los grupos en las variables sociodemográficas y la comorbilidad médica. Los pacientes incluidos cursaron en su mayoría con un cuadro depresivo o algún trastorno de ansiedad como diagnóstico principal. La indicación médica inicial para el consumo de BDZ fue el tratamiento de la ansiedad para los pacientes con dependencia y del insomnio para los no dependientes. La edad de inicio del consumo de las BDZ y el tiempo de consumo fue de 57.5 años y 675.2 semanas en promedio, respectivamente. La dosis promedio utilizada por los pacientes fue de 14.4mg en equivalentes de diazepam. Los pacientes con dependencia a las BDZ mostraron una mayor gravedad de los síntomas de depresión y ansiedad, menor desempeño cognoscitivo y menor funcionamiento psicosocial, así como conductas de búsqueda y abandono de actividades relacionadas con el consumo y mayores síntomas de tolerancia y abstinencia a las BDZ. Discusión La dependencia a las BDZ se presentó como un fenómeno complejo relacionado con la intensidad de los síntomas de depresión y ansiedad, un consumo crónico y una mayor dosificación. La depresión con síntomas de ansiedad en el adulto mayor no debería tratarse con BDZ, ya que, además del riesgo de desarrollar dependencia, éstas pueden efectuar negativamente el desempeño cognoscitivo y el funcionamiento global de los pacientes. Al momento de prescribir una BDZ a la población geriátrica se deben tomar en consideración variables sociodemográficas y clínicas de los pacientes. De la misma forma, será necesario evaluar en futuros estudios la influencia de la personalidad y otras variables clínicas sobre el desarrollo de esta dependencia.

Keywords


Dependencia a benzodiacepinas; adulto mayor; uso inapropiado; depresión; ansiedad

Full Text:

PDF (Esp)